jueves, 17 de enero de 2008

José Luís Peixoto

Tiene mil piercings en la cara, un tatuaje en el que pone Yoknapatawpha y a Rulfo y Lobo Antunes metidos en la entraña. Hace 33 años que camina por el mundo, piensa que la vida es lo único importante, pero sólo habla de la muerte. Y habla de hechos íntimos también -la despedida definitiva de un padre, el nacimiento de un niño- con la calma que da el saber que los sucesos se conocen. Demostró, hace poco, que, en cuestión de literatura, si no sales en El País, no eres nadie, pese a que lleves once años publicando. Me dice que no se puede explicar el amor: ni siquiera el que profesa, a base de palabras, por alguien que pintó el Sur de Estados Unidos y que a él le recuerda al Alentejo. Me dice también que el dolor es incontable, en sentido estricto, y que no puede haber pudor alguno en narrar lo que todo el mundo siente, ha sentido o sentirá. "Yo sólo soy un hombre". A mí me lo mostró, y me lo tradujo, Sonia, en aquel tiempo en que todo el amor del mundo no fue suficiente. Ayer estuve un rato con él. Y se me olvidó pedirle un poema.

Imagen de Adriana Freire.

7 comentarios:

Paco dijo...

habrá que leer a Peixoto

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Pues la Editora Regional publicó "Te me morreste" con magnífica traducción de Antonio Sáez. Pero aconsejo leer en portugués. Se entiende y se disfruta. Además es una lengua que se puede aprender: está aquí al lado, la hablan millones de personas en el mundo y tiene una cultura y una literatura que merece la pena disfrutar en versión original.

Arwen dijo...

Qué mono que es este chico... Y dejando de lado las frivolidades, releí el poema que publicaste aquí, flipé con mi respuesta en aquella época... No sé, deberías haberle pedido un poema...

UnaExcusa dijo...

Paco, a mí me gusta este hombre (y físicamente también, qué quieres que te diga).

Puntos de vista, el portugués lo entiendes tú, que lo manejas con soltura. Cuando yo he intentado leer en portugués, capto el 40 por ciento, y eso cuando capto algo... Pero la verdad es que da vergüenza no hablarlo, cuando está tan cerca... Luego todos queremos ir a practicar el poco inglés que sabemos allá lejos...


Arwen, sí que es mono, sí, y agradable. No le pedí un poema porque no había tiempo, pero me hubiera gustado que me recitara Todo el amor del mundo...

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Todo se aprende. Yo no tenía ni idea de portugués, me puse a aprender y ahora vivo de ello. Lo bueno es que te permite disfrutar de Pessoa, de Sophia de Mello sin pasar por la turmix de la traducción (aunque en Extremadura tenemos a dos de los mejores traductores de poesía portuguesa) Buen tema para un programa cultural.

Anónimo dijo...

He descubierto a Peixoto como coautor del texto de una más que interesante obra de teatro. La pieza se llama "Anathema" y la representa la compañía belga TG STAN. Habla de la muerte, de la muerte violenta de las guerras y de la lenta que acaba con nosotros un poco cada día. Es un texto que, a veces, tiene más ambición que resultados, pero que de todas maneras es capaz de formar un universo personal inquietante y muy atractivo.

Ralg dijo...

Excelente texto acerca de José Luis Peixoto, a fin de este mes estará en México, veremos como es en perosna.

Rogelio