jueves, 31 de enero de 2008

Hasta aquí

Hacía tiempo que me rondaba la cabeza, también a mí, pero tampoco me decidí a hacerlo nunca. Y tengo hoy buenas razones para hacerlo.

Una, que la amistad es un animal que muerde cuando ha muerto, como dijo no me acuerdo quién, y yo me cansé de morder.

Dos, que desde que perdí el anonimato maravilloso de la red, no escribo de lo que me apetece o tengo en la cabeza la puta paranoia de que soy, más o menos, un medio personaje público en una comunidad autónoma que es un patio de vecinos. Que no sé quién mandó a no sé quiénes a publicar mi nombre y apellidos y enlazar mi blog así, a descubierto. Que una cosa es mi trabajo y otras mis desequilibrios. Y que a mí la escritura me sirve de terapia y que esto nació para que me espiaran los colegas que están lejos y no por motivos "profesionales" o de "publicidad", que me la traen un poco al pairo porque no tengo ambición ninguna más que divertirme todos los días con lo que hago.

Así que, como Doodd es más prudente que yo, le copio la idea. El jueves 07 de febrero se hará privado esto. Y mira, así me evito los trolls y la visita del Xtro que cada vez que puede me dice que soy una egocéntrica frívola. Eso que gano. Yo gano en tranquilidad y él se queda sin juguete.

No me sé los correos de todos, así que me escribís, si gustáis, a olgagordi@gmail.com y yo os doy acceso. A la gente de DXC ya les mandaré instrucciones varias que no voy a publicar aquí. Hace falta una cuenta Google, que ahora son públicas, así que no hay mucho problema.

Los comentarios los tienen abiertos, para lo que gusten. Ah, no me habléis de la libertad y de los espacios de libertad y esas cosas. Que soy mayorcita.


Añado, que creo que me explico muy mal. QUIEN QUIERA SEGUIR LEYENDO, QUE ME ENVÍE UN CORREO ELECTRÓNICO A olgagordi@gmail.com. Por cierto, que nadie se dé por añadido: si no recibo correo, no añado.

Estoy recibiendo mil correos despidiéndose: y no me voy. Sólo restrinjo el acceso.

31 comentarios:

Francisco José Najarro Lanchazo dijo...

Es la tercera vez que intento despedirme...¿Me dejará esta vez internet hacerlo? Ciao, que vaya bien.

UnaExcusa dijo...

¿Y por qué te vas a despedir?

elPadrino dijo...

Espero las instrucciones. Cuenta google ya tengo, así que a ver que es lo siguiente que tengo que hacer para seguir disfrutando de la lectura de tus paranoias :)

Francisco José Najarro Lanchazo dijo...

Porque tu blog ha sucumbido a la privatización capitalista y yo soy de los que comen arroz compartido, jeje, es broma, na, como lo vas a hacer privado y tal pues no podré decirte nada más, y q mínimo que un adiós.

UnaExcusa dijo...

elPadrino, mándame la dirección de correo y ya está.

Najarro, tú lo mismo si quieres leer y comentar. Que he dicho que lo hago privado, pero para quien yo quiero: y tú estás entre los que quiero, si tú quieres.

Pupe dijo...

Buena decisión, te apoyo como siempre.

Arwen dijo...

Te entiendo perfectamente, que últimamente, como dices, se estaba llenando de pirados o muy aburridos o lo que sean. Y que si una no puede escribir de lo que quiere, entonces, ¿para qué va a tener abierto un espacio para escribir?
Como supongo que mi mail lo tienes, pues eso, que ya sabes dónde estoy y que, of course, seguiré dándote la tabarra.
Besitos
P.S. En realidad esta actualización no era la que esperábamos ;P

UnaExcusa dijo...

Sí lo tengo. Pero, aunque lo tenga, mandadme un correo con el email, para poder archivarlo y así saber a quién he dado permiso: para tener una lista y poder copiar y pegar directamente en google... sin tener que buscar en la libreta de direcciones los contactos de todo el mundo.

Pupe, tú también, una cuenta de correo de Gmail. Pero bueno, a ti te lo digo en persona...

Suntzu dijo...

Este fin de semana te la mando. Cómo se está poniendo el patio de vecinos...
Al final, hay que poner cercas.
Un beso solidario.

El Sagutxo solitario dijo...

Pues ya sabes que te entiendo como si fuera yo misma. Me parece bien, entre otras cosas porque este blog es tuyo y haces lo que te dé la real gana. Es triste llegar a estas cosas, pero si por ser público ves restringida tu libertad, es mejor hacerlo privado.

Luego te mando un correíto :)

Arriero dijo...

Unaexcusa, la verdad que lo siento, aunque me he quedado un poco alelado. Yo sólo sé que eres periodista, pero como resido lejos -Madrid-, no tengo ni idea de tu "fama". He leido bastante de tu blog y he pasado el tiempo gratamente. Me voy a entretener leyendo lo que quede a mi alcance de tus sueños o realidades anteriores. No te canso y que disfrutes en tu cárcel de papel -es broma- si es tu gusto. Un saludo y suerte. Arriero.

P.S. Yo esperaba que escribieras algo más. Como es público te importaría decirme quién eres. Soy torpón y extremeño en el exilio voluntario.

UnaExcusa dijo...

Sagutxo, ya sé que me entiendes. Ya te contaré.

Arriero, si quieres seguir leyendo, sólo tienes que mandar un correo electrónico con una dirección de google. No soy un personaje público: tengo una profesión pública, que no es lo mismo.

Anónimo dijo...

Hola. Soy una de esas personas silenciosas que nunca se atrevió a decir nada. Pero me encanta venir por aqui a menudo. ¿Me permites entrar y seguir leyendo?

UnaExcusa dijo...

Si me dices quién eres y me mandas un correo con una dirección de email...

arriero dijo...

Unaexcusa, mi intriga y pregunta sobre tu identidad viene como consecuencia de tu afirmación de considerarte "un medio personaje público en una comunidad autónoma que es un patio de vecinos."
Me joden las regañinas tontas.
Que tu profesión es pública resulta bastante obvio. Me gusta mi anonimato. Buenos carnavales. Arriero.

agustinromerobarroso@gmail.com dijo...

¡Ábrete, mujer, de patas y de corazón!¡¡Espatarrá pa tos!!

Salud

UnaExcusa dijo...

No soy un medio personaje público (o quizá sí, yo qué sé, pero sin prestigio). Y no te he regañado...

Agustín, cada día estás peor.

Anónimo dijo...

Podría crear una dirección de correo con otro nombre -no quiero perder ese maravilloso anonimato del que hablas- pero no creo que sea eso lo que quieres. Entonces, sólo espero que todo te vaya bien.

UnaExcusa dijo...

¿Y quién eres tú?

Anónimo dijo...

Cualquiera que entiende tu decisión, aunque no la comparta. Es estupendo leerte cada día. Que te vaya bien.

UnaExcusa dijo...

Nunca he dicho que no pudieran ser anónimos los que leen. A mí no me interesa saber nombre y apellidos de los que se pasan por aquí. De hecho, hay gente que me ha escrito sin decirme su nombre y se les ha dado las informaciones pertinentes...

Anónimo dijo...

Pensé que querías convertir tu espacio en un sitio tranquilo y reducido para tus amigos y conocidos, así como para aquellos que ya comentan acerca de lo que escribes. No para anónimos que permanecen en el silencio.

UnaExcusa dijo...

Pues no. No tengo tanta gilipollez en la cabeza.

Anónimo dijo...

Vale. Entonces entraré y leeré.

UnaExcusa dijo...

No. Aquí no voy a escribir más. Por eso te dije lo de las "instrucciones".

Arriero dijo...

Lo de "sin prestigio" es algo que debo valorar yo. Me gusta lo que escribes y como lo haces; ¿qué más puedo pedir?.
Si el prestigio es el concedido por cuatro cantamañanas, apañá estás.
Mi anonimato y despreocupación del curriculum de los demás, creo que me hace ser más objetivo, o al menos así lo estimo. Ánimo mujer, que la vida es corta y encima la hacemos más complicada. Un beso en la frente de un lector agradecido. Arriero.

UnaExcusa dijo...

No, hombre: el prestigio es social. Y yo no tengo prestigio en mi profesión.

Anónimo dijo...

No recibí instrucciones, así que espero que te vaya bien en tu nuevo sitio. Un saludo.

UnaExcusa dijo...

No he recibido ningún correo. Necesito un correo para enviar las instrucciones...

Anónimo dijo...

Te envié un correo el otro día, tal vez no lo hayas recibido.

UnaExcusa dijo...

No, no he recibido ningún correo más: a todos les he dado las instrucciones precisas. Si me lo puedes volver a mandar, por favor... Eso sí, especifica que tú eres el del anonimato maravilloso.

¿Nos conocemos, para que tengas que conservarlo?