jueves, 22 de noviembre de 2007

Tomás Segovia

Acabo de entrevistar a Tomás Segovia. Ahora mismo, hace diez minutos. Doce de charla: sobre el exilio, la paternidad, el sexo, los tacos, el enamoramiento, las palabras que se dicen, o no se dicen, en una cama... Yo hablo poco: me río más, porque es lúcido y divertido y lindo y tiene una voz hermosa en la que puede uno esconderse.

Acabo de entrevistar a Tomás Segovia y todavía estoy babeando.




Desnuda aún, te habías levantado
del lecho, y por los muslos te escurría,
viscoso y denso, tibio todavía,
mi semen de tu entrada derramado.

Encendida y dichosa, habías quedado
de pie en la media luz, y en tu sombría
silueta, bajo el sexo relucía
un brillo astral de mercurio exudado.

Miraba el tiempo absorto, en el espejo
de aquel instante, una figura suya
definitiva y simple como un nombre:

mi semen en tus muslos, su reflejo
de lava mía en luz de luna tuya
alba geológica en mujer y hombre.

20 comentarios:

Arwen dijo...

Me ha encantado el poema. No lo conocía. Siempre me descubres cosas nuevas. Gracias.
Un beso

Francisco José Najarro Lanchazo dijo...

¿Le preguntaste si era poeta?

UnaExcusa dijo...

Pues búscalo, Arwen, que en internet hay muchos poemas suyos. A mí me parecen más íntimos que eróticos...

Najarro, no. Se lo di por supuesto: que es poeta, novelista, profesor, crítico, traductor y alguna que otra cosa más. Pero la razón por la que no se lo pregunté es porque los setenta ya no los cumple y porque no viste con sombrero ni a rayas :P

Francisco José Najarro Lanchazo dijo...

Jajaja, lo del sombrero y las rayas se puede arreglar pero lo de la edad...aunque con barba parezco mayor :)

alma dijo...

Pues yo diría que esa camisa tiene rayitas y la edad? eso no tiene importancia je je...
(espero sepas perdonar mi intromisión,pero me encanta como escribes)

FCO. GIL dijo...

Me gusta mucho tu blog, UnaExcusa, o quizá incluso creo que podría decir que me gustas tú.

UnaExcusa dijo...

Najarro, supongo que lo arreglarás con el tiempo. El tiempo es lo único que nos hace mayores...

Alma, muchas gracias: la camisa tiene rayitas, sí, verticales. Y la edad, te lo aseguro, para según qué (por ejemplo, para lo que escribe el poema de Tomás Segovia) sí que es importante.

Francisco, esto... Muchas gracias. Internet es lo que tiene: que la gente te gusta porque no la conoces en la vida real xD.

Francisco José Najarro Lanchazo dijo...

Ey, que soy pequeño, pero ese poema se me podría aplicar, jajaja.

UnaExcusa dijo...

Pero no conmigo, cariño. Yo, de 32 ó 33 para arriba... Con los de menor edad me parece pederastia.

Y esto no significa que, cuando cumpla los cuarenta, me sigan gustando los de ese mismo tramo de edad.

Luc, Tupp and Cool dijo...

Habrá que leer a T.S y juzgar el poema dentro de un contexto... Aislado del resto, a gente de imaginación algo teresiana (por lo de que decía T. de J., de que era la loca de la casa, no por lo beatífica) se le va un poco la olla. Reflexionaré, matizaré el comentario que tengo en la punta de la lengua y en la punta de los dedos ;) y ya lo comentaré.

En realidad, vengo a esta entrada a darte OTRO abrazo.

LOLA GRACIA dijo...

Creo que todos los creadores hombres tienen obsesión por su semen..¿tendrá algo que ver con la creación en sí misma?

alma dijo...

Sí sí es cierto que casi siempre se enorgullecen de su semen, pero nunca comentan nada sobre otra cosa que tambien les chorrea.
(Sus babitas) ja ja ja (es broma)

Matisse dijo...

Encontrar en la red una sorpresa y un regalo como este, me devuelve las ganas de enredarme de nuevo. No tengo "unaexcusa" para no leerlo desde el principio.
Gracias

FCO. GIL dijo...

Hola, otra vez, UnaExcusa.

Uno anda ya muy cercano a la cuarentena, ¿hay alguna posibilidad todavía contigo?
¡Es que 33 es una edad tan sugerente!

Por cierto, a mí lo del semen como que me da igual, incluso diría que me sobra por ser un poquito engorroso; y es desde siempre, no sólo desde que, revasada con creces la media de retoños, el úrologo me hizo dos nudos en los deferentes.

Luc, Tupp and Cool dijo...

Estéticamente, el poema me ha gustado mucho. No soy ninguna entendida, así que no me adentro en un análisis, Pero esa simplicidad aparente, la rima engañosamente fácil, la fuerza de las metáforas, la relación con el mundo inorgánico (lava, mercurio, astro, geología), etc., me parece muy feliz y demuestran que estamos ante una obra muy elaborada y pulida, de un poeta de altura, no de un aficionado que escribe bajo el impulso de una emoción.

En cuanto al contenido, sí, parece que el semen es el asunto. La “lava” (del volcán que es él mismo), el astro mercurial por él exudado, con unas propiedades físicas (viscoso, denso, tibio todavía)… La mujer es el mero receptáculo, el grial donde se vierte el líquido precioso, cavidad insuficiente, además, para tanta abundancia, que pujante escurre derramada de la entrada… Ella es luz de luna (astro sin luz propia, como todos sabemos, que refleja la del Sol). Esa mera propiedad reflectante se enfatiza en la frase completa “reflejo de lava mía en luz de luna tuya”…

También sabemos que ella ha quedado “encendida y dichosa”. ¿Cómo ha quedado él? ¿Qué luces y qué sombras, qué tibiezas, qué texturas tenía ella, para provocar ese volcán emergente en lava viva? No es tema del poema.

El tema, pues, no es tanto el sexo, sino la virilidad. Lo cual me parece absolutamente de perlas, interesante y bello, si lo cuentan como lo ha contado Tomás Segovia.

UnaExcusa dijo...

Luc, Tupp and Cool, yo también tengo imaginación teresiana y se me va la olla. Gracias por el abrazo, cariño. Creo que puedo haber aprobado, pero era complicado de narices.

Lola, yo creo que si tuviera semen, también estaría obsesionada con él. A mí me parece rarísimo...

alma, no he visto a ninguno al que le chorree la babita... Ahora, como imagen, te confieso que me reí...

Matisse, muchas gracias. Bienvenido. O bienvenida. Y espero que no desaparezcas en el primer comentario y pases a engrosar la lista de los silenciosos...

FCO. GIL, me parece bien que creas que 33 es una edad muy sugerente: deberías esperar, entonces, dos años más y luego volver a formularme esa pregunta: tengo 31.

Y créeme: yo no te gustaría.

Luc, Tupp and Cool, me encanta el análisis que has hecho del poema. Creo que te voy a dedicar una sección para que vengas y me los comentes todos. A mí me encantó la fuerza, pero no me había puesto a pensar en la geología ni en la luz de luna... Te quiero por cosas como ésta (te quiero más, digo).

FCO. GIL dijo...

31 me parece todavía mejor edad y, como sobre gustos no hay nada escrito, seguiré visitándote por aquí, porque nunca se sabe lo que pueda pasar.

Curioso detalle lo del mapa mundi de visitantes; no lo había visto en ninguna web y da hasta un pelín de escalofrío pensar: ¿quién será el que me lee en Colombia o en USA?

UnaExcusa dijo...

Bueno, sobre gustos no hay nada escrito, pero tú sabes... Hay ciertos cánones insalvables que no cumplo :P

Eso sí: soy la amiga perfecta.

Quien no avisa, es traidor.

Suntzu dijo...

Pues reconozco que soy una inculta de dos pares de narices y no había leído nada de este hombre. He pinchado el enlace y todavía estoy paladeando algún verso.
Como siempre, gracias.
Un beso:)

UnaExcusa dijo...

De nada, cariño. Paladéalo.