miércoles, 10 de octubre de 2007

Escribir el miedo


escribir el miedo es escribir
despacio, con letra
pequeña y líneas separadas,
describir lo próximo, los humores,
la próxima inocencia
de lo vivo, las familiares
dependencias carnosas, la piel
sonrosada, sanguínea, las venas,
venillas, capilares

Lo escribió Olvido García Valdés y yo lancé una voz gozosa en mi trabajo cuando le dieron el Premio Nacional de Poesía. "La poesía sólo escribe el miedo", dijo una vez. Y que la atención, la paciencia y la violencia eran necesarias para ser poeta.

Yo escribo el miedo. Lo he escrito toda mi vida, desde que puedo recordar, porque escribo contra el miedo. Para ponerle nombre y para ahuyentarlo. No me sale demasiado bien.

Ahora tengo miedo de relaciones rotas, de que no me crean, de tensar las cuerdas.

Y ni siquiera sé cómo escribirlo.

Imagen de haciendo click.

16 comentarios:

Suntzu dijo...

Aunque no sepas ahora, en este momento, estoy segura de que encontrarás la forma. Porque lo haces de maravilla.

alelo dijo...

Ya lo estás escribiendo.

RATOLI dijo...

Despues de escribirlo, deberías enfrontarte al problema, en caso de q haya.

Cascorr@ dijo...

Gran post... y sí lo escribes, sí.
"El miedo mata la mente"
Y la tuya rebosa vida.
Afortunadamente.

Besos.

UnaExcusa dijo...

Suntzu, supongo que al final sí se encuentra la manera.

Alelo, lo intento.

Ratoli, la verdad es que no sé cómo se convence a alguien de que no has dicho algo que en teoría sólo sabes tú y estoy intentando averiguar cómo se me ha quedado el cuerpo cuando una de las personas en las que más confío piensa desde hace meses que yo soy una traidora desleal. No sé cómo solucionar eso.

Cascorro... Gracias. Por lo de la vida.

Miguel A. Lama dijo...

Donde Olvido escribe "Escribir" valdría poner "Vivir". "Vivir el miedo", que es otra cosa. Yo podría escribir el miedo, como tú, UnaExcusa; pero no estoy tan seguro de poder vivir el miedo. Seguro que tú sí; y ojalá no tengas nunca que comprobarlo.

Patricia dijo...

"Miedo, tú eres el miedo

tú eres el castigo

tú eres el premio.

Y ahora que te tengo

mía no te siento


Y si pienso cuántas veces

soñé solo con tocarte...

ahora no entiendo

por qué tiemblo

si ahora ya detengo el tiempo.

Que es mentira

que es un sueño

y tengo envidia de mi cuerpo

que te roza, te acaricia

mientras yo

muero de miedo...

...Miedo, tú eres el miedo

y yo soy la locura

que traba mi sueño.

Por ser caduco

sin ser perenne

es lo que yo quiero."

MIEDO, (El puchero del hortelano)

Puntos de vista y ... nada más dijo...

No encuentro en el miedo nada edificante. No me gusta en películas, ni en relatos, ... ni en la vida. Así que lo mejor es no tener miedo.

La cebra, cuando está bebiendo en un río de África, no tiene miedo de que venga el león y la devore Pensar en ello constantemente le provocaría la misma situación de angustia que tiene cuando sí que está el león a la caza y captura. Por lo tanto hay que desterrar el miedo. Si algo ocurre y es inevitable... pues es inevitable. Si hay algo que se puede evitar... pues hay que intentarlo, fríamente, pausadamente, tranquilamente y con la cabeza puesta en construir futuro más que en reprochar pasado.

Sólo tenemos miedo a lo que desconocemos. Solución: Intentar conocer.

princesadehojalata dijo...

Por mi parte: abrazos fuertes.

UnaExcusa dijo...

Miguel Ángel, supongo que, al final, sí se vive el miedo. Al menos, yo lo recuerdo. ¿Cómo se vence? No lo sé. Escribir lo ahuyenta. Eso sí lo sé.

Patricia, no lo conocía y me ha gustado.

Puntos de vista: a veces lo que quieres conocer no se deja conocer. Yo tampoco veo nada edificante en el miedo. Pero creo que te lo inyectan desde la cuna...

Princesa, vaya ese abrazo, fuerte fuerte...

El Sagutxo solitario dijo...

El miedo es tan necesario como respirar. El miedo nos hace fuertes y con él aprendemos a encarar las cosas. Porque cuando se ha pasado miedo por algo la siguiente vez que lo experimentamos tenemos más fuerza y valentía. Todos el mundo debería pasar miedo real (el de la vida, no el de las películas) para curtirse y hacerse fuerte.

El miedo sano es saludable y ayuda a formar carácter y mente, porque exige objetividad y raciocinio. Muy pocos miedos son irracionales y la mayoría de los miedos pueden superarse con darle un poco al coco, abstraerse y pensar con claridad. Incluso puede superarse el miedo escribiendo, como UnaExcusa. Yo lo supero escribiendo listas y puntuando los diferentes componentes.

El superar el miedo es una de las mejores curas de esta vida. Lo digo por (mucha) experiencia.

:D

UnaExcusa dijo...

El miedo nos hace fuertes, dices. Y sí, supongo que sí que nos hace fuertes. No el miedo: la posibilidad de superarlo.

El Sagutxo solitario dijo...

Sí, en realidad el miedo no te hace fuerte hasta que eres capaz de superarlo. Si no superas ese miedo no te ayuda a ser más fuera, la fuerza viene cuando lo superas y ves que el siguiente es mucho más fácil y mucho más aún los que vendrán ;)

UnaExcusa dijo...

¿Y si son miedos distintos?

Arwen dijo...

El problema del miedo es que te paralice, que te impida vivir. A mí me gusta cogerlo por los cuernos y lanzarme, para darme cuenta de que es más el propio miedo que la cosa temida...

El Sagutxo solitario dijo...

UnaExcusa, aunque sean miedos distintos, da igual. Lo verdaderamente importante para tu mente es que has conseguido superar un miedo. Después de superar el primero todos los demás van rodados porque la sistemática para derrotarlos es siempre la misma: cuando algo así se supera sólo se hace con sesera, con raciocinio. Superar un miedo a fuerza de acostumbrarse o de forzar la maquinaria no es superarlo, es obligarse a sí mismo a creer que tal situación no causa los síntomas que causa. Un miedo se supera de verdad cuando eres capaz de darle la vuelta a la tortilla y de preguntarte por qué tienes miedo. Haces una lista en tu cabeza y a cada elemento de la enumeración le plantas una razón lógica para anularlo.
Es difícil, muy difícil, pero se consigue. Claro que luego también están los típicos días miedosos en los que la mente no atiende a razones.

Evidentemente, hablo de miedos particulares, no generales, como pueden ser el miedo a la muerte o al dolor, esos vienen dados por instinto y no son tan "controlables". No soy psicóloga ni nda parecido, más bien hablo por experiencia :P