sábado, 25 de agosto de 2007

París

Ha estado en París y por fin ha comprado el Dictionnaire du Cinema de Lourcelles y un montón de libros en francés: a este paso, la pasión por el cine le hará aprender todos los idiomas. Porque de literatura sólo ha traído uno: Rimbaud, quién si no. Y se ha puesto a hablarme de Godard, de Coutard y de Daney. Y de que la Torre Eiffel de noche parece de oro, de que los puentes, por debajo, son hermosísimos, de impresionistas varios, del ambiente cultural de París, las librerías, los pintores, la decepción de la Gioconda (que, por otra parte, nunca le gustó).

También ha estado en Disneyland y ha disfrutado como un niño.

Imagen de gherm

4 comentarios:

glauka dijo...

Viajar viajar viajar ... el mejor placer que puede uno soar ... París es especial, asique buen sitio para viajar.
Ni repajolera de francés, en mi caso, asique pequeño problema, ejem, pero no insalvable, qeu los museos tienen letreritos y resulta que escrito se entiende la mar de bien ;), y las calles, los parques, y hasta el aire ... no hablan idiomas.

UnaExcusa dijo...

Yo también quiero ir a París, a chapurrear francés o a entenderme con los gestos, Glauka... Que hay lenguajes que son universales (díselo a una amiga mía, que se lió con un no sé qué -creo que albanokosovar- y se lo trincó vivo y no hablaron nada nada).

Landahlauts dijo...

¡¡¡Ah, París!!!

Tengo unas ganas...

UnaExcusa dijo...

Yo también tengo ganas, landahlauts (¿de dónde viene tu nick?). De hecho, no hago más que mirar las guías...