viernes, 22 de diciembre de 2006

Pa' dentro

Nunca le oí dar un discurso tan largo y el silencio ayudó, pero no vale ninguno de mis poderes con él. Hay quien es pa' dentro. Hay quien prefiere escuchar sin dar información y quien se da, cuando se da, muy poco a poco. También hay quien habla sin parar sabiendo bien que no dice nada, porque no quiere.


De repente llegas a un sitio y las imágenes del principio se diluyen. Podríamos no bucear en lo que somos. Pero un encuentro llama a otro encuentro y al final la vida se comparte. Se comparte durante los trayectos en coche, en los desayunos, las cenas o los cafés a destiempo. Quizá se adivine más lo que uno calla que lo que cuenta, pero el silencio nunca fue buen compañero de relación alguna. Y, mientras una habla, intenta tejer los hilos que la unan, sin conseguirlo más que algunas pocas veces. Ampliando los círculos para estresarse con el ocio, con todos los planes posibles, con el deseo de nuevas charlas, con la intuición y con toda esta historia de negaciones, porque volverá a haber kilómetros, como siempre y para variar, y porque algunos tienen la capacidad de pasar de puntillas, sin hacer ruido. Hasta que un día te das la vuelta y los ves ahí, observándolo todo.

A Óscar

Imagen de Griffinlady